Mivimiento Izquierda Unida

Autor: admin

El homenaje de Miguel Mejía a su personal del Ministerio para Políticas de Integración Regional

El ministro para Políticas de Integración Regional, Miguel Mejía, reconoció los logros y la capacidad de servicio y entrega del equipo de profesionales que le acompaña en esa institución.

Durante un encuentro, en el Salón Hermanas Mirabal del Palacio Nacional, Mejía valoró que, ocho años después de que se creara ese ministerio, “traspasamos la frontera nacional”.

Mejía hace un recuento de lo que ha sido la dinámica del trabajo del Ministerio de Integración Regional.

Destacó, de manera especial, el trabajo realizado por los profesores Elíades Acosta y Pedro Sotolongo, a quienes les entregó certificados de reconocimiento, conjuntamente con los otros servidores del Ministerio.

Educar para integrar

Acosta recordó que “Educar para integrar” constituye la primera iniciativa del Ministerio. Resaltó que la acción ha sido reconocida por otros países y organismos internacionales.

“Se comenzó por educar, no solo a los funcionarios, sino también al pueblo dominicano”, expresó al referirse al equipo de académicos que impartieron 21 cursos, 19 nacionales y dos internacionales.

“Estos fueron cursos de 48 horas, que contaron con la participación de los diputados del Parlamento Centroamericano (PARLACEN). Estamos hablando de cursos para formar a los futuros diplomáticos dominicanos”.

Publicación de 10 obras

Informó que, como referente de la labor desarrollada en esa institución, se llevó a cabo la publicación de 10 obras.

“El trabajo que se hizo es notorio. Se hicieron vínculos con académicos internacionales”.

PARA EL CONOCIMIENTO DE NUESTRA MILITANCIA Y QUIEN PUEDA INTERESAR, SECTORES POLITICOS, SOCIALES, SINDICALES, CULTURALES DE LA LOCALIDAD RESPECTIVA.

CIRCULAR NO. 003-2020

PARA EL CONOCIMIENTO DE NUESTRA MILITANCIA

Y QUIEN PUEDA INTERESAR, SECTORES POLITICOS, SOCIALES, SINDICALES, CULTURALES DE LA LOCALIDAD RESPECTIVA.

 

En medio de esta pandemia por el coronavirus, en que la humanidad está viviendo una catástrofe sin precedentes, nuestro partido ha privilegiado el sentido de humanidad y solidaridad que caracteriza su accionar.

 

Recientemente dispusimos una ayuda solidaria para contribuir a mitigar la situación familiar de algunos compañeros en sectores más vulnerables, y, aún en esta calamitosa crisis que vive nuestro país y el mundo, el compañero Manuel Cubilete, del municipio de San Juan de la Maguana, desvió en beneficio propio la ayuda destinada a compañeros de esa comunidad, actitud insolidaria e inhumana de su parte, que niega los principios morales, éticos y revolucionarios de nuestra Organización.

 

Ante este hecho, que se suma a otros antecedentes similares, que veníamos evaluando, hemos tomado la decisión irrevocable de separar, de manera deshonrosa, a este compañero de nuestras filas, a partir de la fecha, quien además queda limitado para actuar en nombre del partido.

 

Toda la militancia de nuestro Movimiento Izquierda Unida deberá acatar esta decisión en su completo alcance.

 

 

COMISIÓN POLÍTICA.

 

 

 

Mayo 12, de 2020.

 

VENEZUELA: CONTROLANDO LA PANDEMIA, DERROTANDO AL TERRORISMO.

VENEZUELA: CONTROLANDO LA PANDEMIA, DERROTANDO AL TERRORISMO.

La noticia no tomó a nadie por sorpresa, y aún así, sorprendió. El gobierno bolivariano de Venezuela comunicó a la opinión pública mundial que fue derrotado un intento de invasión marítima al territorio nacional, con mercenarios y terroristas provenientes de Colombia, y sin dudas armados, entrenados, organizados y apoyados por las agencias de inteligencia de los Estados Unidos. Como resultado de la misma, fueron abatidos 8 mercenarios y capturados 2, aunque prosiguen las operaciones militares en la zona.

 

Es una historia vieja, que movería a burla por lo poco imaginativa y estéril, de no ser porque acaba de ocurrir en medio de la peor pandemia que ha enfrentado la humanidad en un siglo, que ha infectado a más de un millón de personas de todos los países y causado la muerte a cerca de 250, 000. Se trata, en consecuencia, de un inescrupuloso intento de causar al pueblo venezolano más dolor, sufrimiento e incertidumbre, cuando todos los países del mundo están concentrados en vencer la enfermedad.

 

No nos extraña del gobierno de Duque, acosado por los escándalos de la narcopolítica, el asesinato a diario de líderes sociales, la pobreza galopante y el hambre. No puede asombrarnos de un genuflexo gobernante capaz de traicionar a un pueblo hermano, y a su propio pueblo, cuando la pandemia ha infectado a cerca de 8,000 de sus conciudadanos y causado la muerte a 324 de ellos.

 

No nos asombra del gobierno de Estados Unidos, una y otra vez derrotado en su decrépita obsesión por vencer al pueblo bolivariano y a su revolución; el mismo que ha visto esfumarse, para siempre, su liderazgo universal, hundido en el descrédito y el repudio de su propio pueblo, donde ya hay más de 30 millones de desempleados solicitando subsidios y se le escapa a Trump una reelección que daba por segura.

 

Y espanta a la humanidad que un gobierno incapaz, ineficiente, inhumano e inmoral, como este, sea capaz de dedicar tiempo y dinero a fomentar el terrorismo lejos de sus fronteras, cuando tiene más de un millón de infectados en el país y han muerto más de 67,000 estadounidenses por la enfermedad, mucho más en unas semanas que todos los soldados caídos en Vietnam en 11 años de guerra.

 

No nos asombra de la desprestigiada oposición contrarrevolucionaria venezolana, hundida en sus fracasos políticos, sus descréditos, sus robos al tesoro público, su cobardía congénita y su imposibilidad de derrotar al chavismo; esa fuerza menguante amamantada por Estados Unidos y formada por un puñado de vendepatrias , que no dan la cara ni el ejemplo, ni se arriesgan, mandando a morir a la carne de cañón, capaces de enlutar , por dinero, a los hogares venezolanos y de regalar las riquezas nacionales al patrón norteamericano.

 

A 58 años de la derrota de Playa Girón, en Cuba, donde otra invasión mercenaria, armada, apoyada y dirigida por el imperialismo norteamericano fue derrotada por el pueblo revolucionario en apenas 72 horas, no se les ocurre nada mejor a estos estrategas fracasados que repetir un intento condenado desde el inicio a la derrota.

 

Porque el mismo pueblo revolucionario, chavista y bolivariano que ha logrado uno de los menores índices de contagio y muertes del mundo con esta pandemia, está vigilante y armado, preparado para derrotar a estas alimañas tantas veces como intenten alterar la paz de los venezolanos.

 

No aprenden las lecciones de la historia. Habrá que recordárselas tantas veces como sea necesario.

 

Los hombres y mujeres de nuestro Movimiento Izquierda Unida, junto al pueblo dominicano, que ha sufrido en carne propia traiciones, ataques e invasiones foráneas, pagando un alto costo por su libertad, independencia, democracia y soberanía, condenamos, sin vacilación alguna, esta nueva agresión del imperialismo norteamericano contra la tierra de Bolívar, y, reafirmamos nuestra solidaridad combatiente con su pueblo.

 

 

 

Miguel Mejía

Secretario General.

 

 

Mayo 3, de 2020.

 

 

1 DE MAYO: DIA DE LOS TRABAJADORES

1 DE MAYO: DIA DE LOS TRABAJADORES

El 1 de mayo, Día de los Trabajadores, es una conmemoración mundial que en muchos países es usada para celebrar jornadas de protesta contra el desempleo, las malas condiciones laborales, los bajos salarios, la explotación y la falta de políticas sociales de protección a quienes generan la riqueza de las naciones.

 

Tiene su origen en un acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en 1869 en París, en homenaje a los mártires de Chicago.

 

Durante todo el siglo XIX crecieron las industrias en Estados Unidos, sobre la base de niveles muy altos de desempleo que permitían la contratación de mano de obra casi esclava y con jornadas laborales a veces de 14 y 18 horas al día, mal remuneradas. Sobre la base de esta explotación despiadada se levantaron grandes fortunas. En las luchas por que se aprobara una jornada laboral de ocho horas, se destacó Chicago, entonces la segunda ciudad más habitada del país, sede de grandes conflictos laborales y huelgas.

 

El 1 de mayo de 1886 comenzó una huelga en Chicago de más de 200, 000 trabajadores, que se extendió por espacio de dos días más. En medio de una lucha campal entre los trabajadores en huelga y los rompehuelgas contratados para sustituirlos, la policía disparó provocando seis muertos y decenas de heridos.

 

Al día siguiente se convocó un acto obrero en la plaza de Haymarket, que congregó a unas 20, 000 personas, las que fueron reprimidas por la policía, a pesar de tener permiso del alcalde. Un artefacto explosivo provocó la muerte de un policía y causó heridas a otros. La policía disparó contra los manifestantes asesinando a 38 personas.

 

La prensa reaccionaria clamó porque se diera un castigo ejemplar a los líderes obreros y periodistas de medios afines a la causa obrera. Decenas de dirigentes obreros fueron arrestados, pero el juicio final se concentró en ocho de ellos, de los cuales cinco fueron condenados a la horca. La condena fue ejecutada el 11 de noviembre de 1887.

 

José Martí, que era el corresponsal en New York para el periódico argentino La Nación narró el final con las siguientes palabras:

“… Salen de sus celdas. Se dan la mano…Spies (uno de los condenados) grita: “ La voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro, que cuantas palabras pudiera yo decir ahora…”

A fines de mayo de 1886, obligados por las luchas obreras, numerosos empresarios de Chicago, y otras partes de los Estados Unidos concedieron la jornada laboral de ocho horas.

 

Desde entonces, el recuerdo de aquellos mártires de Chicago es acicate para los obreros de todo el mundo en la lucha por la conquista de una vida mejor para ellos y sus familias. A pesar de que mucho se ha avanzado en este terreno, es mucho lo que habrá que seguir luchando.

 

Hoy, en momentos en que la pandemia del covid-19 asola el mundo, quiebran las empresas y se despiden a los trabajadores, de ellos 30 millones, solo en Estados Unidos, está claro que sin lucha, sin exigencias, sin reivindicaciones y sin unidad laboral y sindical no se saldrá de la crisis con justicia para todos. Es luchando por sus derechos que la clase obrera ha triunfado a través de la historia. Hoy se impone mantener esta tradición de lucha y homenajear con nuestra conciencia y movilización a aquellos mártires de Chicago que dieron su vida por todos los trabajadores del mundo. Fomentar y fortalecer, cada vez más, la unidad y la solidaridad con los verdaderos creadores de las riquezas que son los trabajadores y trabajadoras del mundo.

 

 

COMISION POLITICA.

 

 

Mayo 1, de 2020.

       

55 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN DE ABRIL

55 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN DE ABRIL

El estallido cívico-popular conocido como la Revolución de Abril del 1965 no comenzó el 24 de ese mes y año a la 1.30 pm, cuando el capitán constitucionalista Mario Peña Tavera y otros arrestan al general Marcos Rivera Cuesta y el resto del Estado Mayor del campamento16 de agosto, para evitar la prisión y cancelación de otros involucrados en la conspiración contra el Triunvirato.

La Revolución de Abril comenzó cuando el 25 de septiembre de 1963 un golpe de Estado militar, bajo el aliento y coordinación de la embajada norteamericana en el país, derroca al presidente Juan Bosch, el primer presidente electo democráticamente en el país, tras 31 años de dictadura trujillista.

Las medidas de beneficio popular instrumentadas por el presidente Bosch, entre ellas , la Reforma Agraria, la campaña de alfabetización, la diversificación de las inversiones extranjeras en el país, la lucha contra la corrupción y el nepotismo, la reducción de los salarios de los más altos funcionarios del Estado, el regreso de los dominicanos deportados por el Consejo de Estado, la defensa de la soberanía nacional, las becas para que muchos jóvenes pudiesen estudiar en el extranjero, el reinicio de los juicios contra los criminales trujillistas, la prohibición de que los familiares de Trujillo entrasen al país, la creación de cooperativas y zonas francas y el inicio de planes de desarrollo agrícola e industrial, fueron demasiado avanzadas para los intereses retrógrados y la mentalidad reaccionaria de políticos, militares y eclesiásticos dominicanos, que fueron coordinados y recibieron el apoyo de la embajada norteamericana en el país.

La propia Constitución aprobada en abril de 1963 fue muy combatida por los sectores más conservadores, muchos de cuyos representantes estuvieron también al servicio de Trujillo.

El derrocamiento de Bosch, la anulación de la Constitución de 1963 y el proceso de represión y descomposición social que tuvo lugar bajo el Triunvirato, se expresó no solo en el deterioro de la situación económico-social del pueblo dominicano, sino también en el auge, hasta niveles desconocidos, de la corrupción, el robo de fondos públicos, el acaparamiento por parte de altos oficiales golpistas y amigos de las propiedades confiscadas a los Trujillo, la falta de transparencia y el nepotismo.

La situación tocó fondo cuando, a fines de abril de 1965, el alto mando del Ejército tuvo noticias de la conspiración de oficiales constitucionalistas que, coordinados por el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, intentarían un golpe contra el Triunvirato exigiendo la reposición de Juan Bosch en la Presidencia y el restablecimiento de la Constitución de 1963.

La historia posterior es bastante conocida. Derrotado el contragolpe militar, y en pánico ante el apoyo espontáneo de numerosos militares constitucionalistas y del pueblo, se decide en Washington el desembarco de 42 mil marines para impedir una victoria popular y la creación del segundo gobierno revolucionario en el Caribe. En la gesta de la resistencia emerge, en toda su estatura, la figura del coronel Alberto Caamaño Deñó.

Recordemos que ese mismo 24 de abril de 1965, en medio de la confusión inicial de la acción, a las 11.00 pm, un coronel norteamericano se personó en el campamento 16 de agosto para indagar con el capitán Mario Peña Taveras qué sucedía, a lo que este le respondió, en nombre de su pueblo;

“Lo que está pasando aquí es un problema entre dominicanos y va a ser resuelto por los dominicanos.”

Este 24 de abril, junto al pueblo dominicano, reivindicamos esta gesta gloriosa, por la libertad y la soberanía de esta Patria de grandes hombres y mujeres que siempre defenderemos.

COMISIÓN POLITICA.

Abril 23, de 2020.

EL DR. SÁNCHEZ CÁRDENAS, LA PANDEMIA Y LOS IMPRESCINDIBLES

EL DR. SÁNCHEZ CÁRDENAS, LA PANDEMIA Y LOS IMPRESCINDIBLES

Por: Miguel Mejía

Cada mañana se enfrenta a la opinión pública nacional e internacional e informa sobre los estragos de la pandemia y lo que se hace para contenerla y erradicarla en República Dominicana. Con firmeza, ecuanimidad y capacidad profesional es del tipo de orientador que se precisa en estos momentos: no miente, no oculta, no minimiza, no exagera; enfrenta con seriedad a sus interlocutores, atiende todas las preguntas, muestra dominio del tema que se aborde, recomienda, sugiere, decide… Aún no lleva un año en el cargo y le ha tocado pasar la más dura prueba que un alto funcionario público de la salud podría haber imaginado: luchar contra un enemigo invisible, que ataca a escala global y del que aún no se tiene la cura. Es el Dr. Rafael Augusto Sánchez Cárdenas, Ministro de Salud Pública de nuestro país.

Nacido en Montecristi en 1955, doctorado en Medicina por la UASD, en 1985, tiene un largo y fecundo historial de servicios médicos y también como funcionario universitario y profesor. Ha incursionado en el periodismo digital y televisivo. Sabe perfectamente la importancia de la cooperación científica internacional. Desde su actual cargo es el rostro visible que resume el de cientos de miles de nuestros compatriotas que están en la primera línea de este pelea colosal. Son los imprescindibles, los que luchan toda la vida, los que no se doblegan ante el dolor, el sacrificio o las adversidades; los que se mueven por amor al prójimo, no por intereses ; los que se arriesgan en medio del sufrimiento y la muerte. Son los que salvan: médicos, enfermeras, personal de laboratorios y apoyo, choferes de las ambulancias del 911, bomberos, policías, militares, también gente del pueblo, movilizados espontáneamente para mostrar su solidaridad y el apoyo a los demás.

Las crisis pueden sacar las caras más detestables de los seres humanos, pero también sus mejores inclinaciones. La humanidad sufre por las primeras, pero avanza y se hace mejor por las segundas. Todos somos mejores cuando nos enteramos de gestos de dominicanos y dominicanas heroicos desafiando la tragedia, de médicos y enfermeras jubiladas que regresan a los hospitales; de estudiantes de Medicina que participan y se foguean en medio de la pandemia; de gente de pueblo que cose máscaras para donar a los que no tienen; de empresarios que han protegido a sus empleados y con gran esfuerzo les han garantizado los ingresos básicos; de gente que está ayudando a los ancianos y a los más desprotegidos, a los que viven solos; de jóvenes que cantan desde las azoteas; de comunicadores que ayudan a orientar , alertar, criticar y proponer, no solo desde los medios donde trabajan, sino también desde las redes sociales, de ese tenor, cabo del Ejército Nacional, llamado Pedro Pablo Reyes de los Santos interpretando la canción “Una primavera para el mundo” ante jóvenes soldados, hombres y mujeres, en formación, transmitiendo un mensaje de fortaleza y esperanza.

Eso somos. De eso venimos. Así nos formaron. Por eso tenemos Patria, y por ello nuestro pueblo ha salido adelante de todas las pruebas, adversidades y peligros. Así saldremos esta vez y la pandemia quedará como un recuerdo triste del pasado, mínimo ante el orgullo y la gratitud que siempre conservaremos hacia los imprescindibles que vencieron.

Abril 19, de 2020.