1 DE MAYO: DIA DE LOS TRABAJADORES

1 DE MAYO: DIA DE LOS TRABAJADORES

El 1 de mayo, Día de los Trabajadores, es una conmemoración mundial que en muchos países es usada para celebrar jornadas de protesta contra el desempleo, las malas condiciones laborales, los bajos salarios, la explotación y la falta de políticas sociales de protección a quienes generan la riqueza de las naciones.

 

Tiene su origen en un acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en 1869 en París, en homenaje a los mártires de Chicago.

 

Durante todo el siglo XIX crecieron las industrias en Estados Unidos, sobre la base de niveles muy altos de desempleo que permitían la contratación de mano de obra casi esclava y con jornadas laborales a veces de 14 y 18 horas al día, mal remuneradas. Sobre la base de esta explotación despiadada se levantaron grandes fortunas. En las luchas por que se aprobara una jornada laboral de ocho horas, se destacó Chicago, entonces la segunda ciudad más habitada del país, sede de grandes conflictos laborales y huelgas.

 

El 1 de mayo de 1886 comenzó una huelga en Chicago de más de 200, 000 trabajadores, que se extendió por espacio de dos días más. En medio de una lucha campal entre los trabajadores en huelga y los rompehuelgas contratados para sustituirlos, la policía disparó provocando seis muertos y decenas de heridos.

 

Al día siguiente se convocó un acto obrero en la plaza de Haymarket, que congregó a unas 20, 000 personas, las que fueron reprimidas por la policía, a pesar de tener permiso del alcalde. Un artefacto explosivo provocó la muerte de un policía y causó heridas a otros. La policía disparó contra los manifestantes asesinando a 38 personas.

 

La prensa reaccionaria clamó porque se diera un castigo ejemplar a los líderes obreros y periodistas de medios afines a la causa obrera. Decenas de dirigentes obreros fueron arrestados, pero el juicio final se concentró en ocho de ellos, de los cuales cinco fueron condenados a la horca. La condena fue ejecutada el 11 de noviembre de 1887.

 

José Martí, que era el corresponsal en New York para el periódico argentino La Nación narró el final con las siguientes palabras:

“… Salen de sus celdas. Se dan la mano…Spies (uno de los condenados) grita: “ La voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro, que cuantas palabras pudiera yo decir ahora…”

A fines de mayo de 1886, obligados por las luchas obreras, numerosos empresarios de Chicago, y otras partes de los Estados Unidos concedieron la jornada laboral de ocho horas.

 

Desde entonces, el recuerdo de aquellos mártires de Chicago es acicate para los obreros de todo el mundo en la lucha por la conquista de una vida mejor para ellos y sus familias. A pesar de que mucho se ha avanzado en este terreno, es mucho lo que habrá que seguir luchando.

 

Hoy, en momentos en que la pandemia del covid-19 asola el mundo, quiebran las empresas y se despiden a los trabajadores, de ellos 30 millones, solo en Estados Unidos, está claro que sin lucha, sin exigencias, sin reivindicaciones y sin unidad laboral y sindical no se saldrá de la crisis con justicia para todos. Es luchando por sus derechos que la clase obrera ha triunfado a través de la historia. Hoy se impone mantener esta tradición de lucha y homenajear con nuestra conciencia y movilización a aquellos mártires de Chicago que dieron su vida por todos los trabajadores del mundo. Fomentar y fortalecer, cada vez más, la unidad y la solidaridad con los verdaderos creadores de las riquezas que son los trabajadores y trabajadoras del mundo.

 

 

COMISION POLITICA.

 

 

Mayo 1, de 2020.

       

Leave a comment